martes, 26 de mayo de 2015

GEOMETRÍA SAGRADA 2


GEOMETRIA SAGRADA (2)


Así como es afuera es adentro"[1]. El Kybalion.

Dentro de un plano más formal o aún académico, la geometría sagrada es considerada por la comunidad, como parte de las disciplinas sociales que dan la continuidad matemática para definir el arte y en especial se aposenta en manifestaciones de la arquitectura de clara aplicación religiosa.

Desde esta perspectiva, se pueden detectar tres variables fundamentales propias de la geometría sagrada: la proporcionalidad del diseño, la numerología subyacente en el proceso de estructuración y el arte supremo propio del lenguaje simbólico dispuesto en la narrativa.

Desde otra perspectiva aún más osada o sensible, la geometría sagrada representa una gramática visual arquetípica o un caudal de ritmos y patrones impresos en la perfección estética circundante, ya sea por formaciones astrales, rizomas, estructuras minerales o en nuestra propia genética que engloba aquellos patrones mediante los cuales el universo se desdobla a sí mismo.

Tales aspectos se destacan al contemplar las ideas que muestran que sus manifestaciones representan una especie de destellos o pinceladas del mapa genético del mismo universo, al de por sí, mostrar el modelo de la evolución auto-replicante que se muestra desde la fuente infinita de la conciencia, la cual a su vez, define los trazos que se marcan el desdoblamiento del universo.

Es así como la difundida creencia que nace de la existencia de un Creador del Universo, sigue un mapa geométrico que resulta ser compartido por las más diversas culturas ancestrales y actuales, de aplicación en contextos religiosos, por ejemplo, los patrones que definirían formas y dimensiones en altares, catedrales y otros elementos.

Platón afirmaba que el Creador se ‘geometriza’ continuamente.

Mientras tanto los mayas entienden que la matemática astral es reflejada también en los ritmos que guían la naturaleza terrestre, ya que son el conducto apropiado para dialogar con las deidades y para así lograr decodificar sus invaluables consejos.

El arte de la geometría sagrada toma como guía precisamente esos decretos de perfección natural para replicarlos, como una especie de resonancia matemática de sublime estética, sobre obras diversas.

Los egipcios, los celtas, los romanos, los babilonios, los indios y muchas otras culturas, incluso las más primitivas conocidas, también utilizaron ciertos preceptos geométricos similares en la práctica de sus respectivas religiones.

 Lo anterior, sugiere una esencia claramente arquetípica y que va más allá de cualquier concepción original establecida por el hombre para desarrollar este tipo de prácticas.

Lo anterior, sugiere una esencia claramente arquetípica que va más allá de cualquier concepción original preestablecida por el hombre para desarrollar éste tipo de prácticas. Dos de las escuelas más avezadas en éste ejercicio surgieron una en la cultura budista y otra en la europea.  

Por otro lado, en un claro discurrir se ven otras aplicaciones de la geometría sagrada. Pitágoras atribuía una naturaleza divina al hecho que una cuerda oscilante fuese detenida justo a la mitad de su recorrido y produjera la nota de un octavo, mientras que una proporción de 2:3 produce un quinto perfecto y otra de 3:4 genera un cuarto perfecto y así subsecuentemente.

Además, éste mismo matemático, filósofo y místico griego de quien poco es lo que se sabe, adjudicaba a ciertas proporciones armónicas, determinados poderes curativos que se podían sintonizar en la naturaleza del cuerpo humano y sus efectos se reconocían por medio de hologramas.

Un holograma es una traducción simbólica directa de una energía determinada que conlleva su propia frecuencia e implícitamente porta un mensaje. También se reconoce como un código específico que permite descifrar una consciencia particular en sí misma.

Cada holograma consiste de un conjunto de patrones geométricos asociados con un significado. El ajuste y centrado de la información se percibe a partir del centro del holograma, de modo que el observador toma contacto con la parte que éste se refleja en sí mismo, allí donde está conectada la estructura activa de la representación.

La activación es una experiencia intensiva de reconocimiento de un código implícito en un holograma determinado. Se obtiene por medio de la mediación activa de la imagen asociada con el sonido.

Cada holograma está construido en varias capas del subconsciente con el fin de conectarse con una determinada frecuencia. Algo así como un dial de radio que se utiliza para encontrar la emisora adecuada. Entonces, al cerrar los ojos y escuchar los tonos musicales, se estimula el camino que conlleva una especie de viaje fractal. Es entonces cuando el código hace su trabajo de activar la consciencia.

Fractal es un diseño matemático que se da y existe en la naturaleza, cuyas proporciones geométricas que se repiten sin principio ni fin, en todo el Universo. Sus diseños exteriores o interiores son concebidos por dentro y por fuera del ser humano y además se dan en todo el reino animal, vegetal y cósmico.

Se trata de una figura que puede ser representada de manera espacial o plana, pues está formada por componentes infinitos. Su principal característica consiste en que su apariencia y el modo en que se distribuye, no varía estadísticamente, aun cuando se modifique la escala empleada en la observación. Puede decirse que el cuerpo físico es un entramado infinito de este tipo de patrones.

Las espirales emergentes de estructuras fractales corresponden a todo lo que se puede observar en el universo, van desde un protón, a una estrella o a una galaxia. Tienen en común una geometría y matemática fundamental que las hace similares en forma y movimiento, pero muy diferentes en tamaño.

Al enfocar la atención en alguna de las partes del universo, se ven las espirales que forman parte de las estructuras toroidales que a la vez, emergen de la estructura fractal del conjunto magno llamado universo, éste último, conformado como un gigantesco fractal consciente, moldeado en un espacio infinito.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: Geométrico, geometría sagrada, hologramas, fractales, toróides, sólidos, perfiles, figuras, poliedros regulares, convexos, tetraedro, hexaedro, octaedro, dodecaedro, Icosaedro, sistemas, ordenamiento, energía, vibración, entidad, existencia.




[1] Hermes Trismegisto, (2006) El Kybalion, Ed, Edaf