lunes, 29 de junio de 2015

SÍMBOLOS DE LA VIDA 2

SÍMBOLOS DE LA VIDA (2)

Flor de la Vida: La forma más común de representar la ‘Flor de la Vida´ corresponde a figura geométrica  en un patrón hexagonal formado por círculos, donde linealmente la periferia de cada uno está dentro de una circunferencia y en su 3D aparece dentro de una esfera, cuya estructura final queda compuesta por diecinueve círculos completos del mismo diámetro entrelazados e insertados visibles, junto con treinta y seis arcos circulares parciales, todo ello rodeado o insertado dentro de un volumen circular amplio o circunferencia mayor.

Los diecinueve círculos completos pequeños de la figura se solapan creando patrones radiales simétricos similares a flores. Este motivo y muchos semejantes han sido empleados desde la antigüedad y en muchas culturas del mundo como patrón ornamental para decorar toda clase de superficies.

La parte primordial de la flor de la vida nace de la semilla de la vida, visualmente asignada al círculo central, junto con los seis círculos adyacentes alrededor, donde la voluntad activa, el positivismo, la concentración, el control y la orientación de la actividad, se desarrolla en medio de la tranquilidad interna que promueve el agradecimiento por la vida.
Éste ordenamiento de los círculos representa una serie de figuras derivadas o inclusas que entre ellas se encuentran la Semilla de la vida, el Huevo de la Vida, el Árbol de la Vida, el Fruto de la Vida, todos íconos que incluyen y se relacionan ya sea con los Sólidos Platónicos, el Cubo de Metatrón, la Media Áurea y con todas las demás manifestaciones de la geometría sagrada.

La figura de “La Flor” es la misma encontrada en la pared en el templo de Abydios en Egipto.  Al ser referida como “La flor de la Vida”, ella debe contener dentro de sí, la imagen de la semilla, que como indicado, es el círculo central, junto con los seis círculos alrededor de ella.

En caso de superponer un mapa dentro de la escala correcta con la Flor de la Vida, todos los sitios sagrados, monolitos, etc., se sentarán en el centro de las seis extremidades fundamentales
Cuando se superponen las imágenes del árbol de la vida y la semilla de la vida encajan como una llave.

Por su parte, la mayoría de las personas están familiarizadas con el diagrama conocido como “Árbol de la Vida” cuyo origen tradicionalmente se relaciona con la Cábala y la tradición Hebrea, pero en realidad su origen es mucho más antiguo.

Árbol de la Vida

Su representación al igual se incrusta y asimila a la Flor de la Vida. Se trata de un concepto metafórico con una descendencia común, y cuyo motivo es utilizado en varios mundos teológicos y filosóficos.

Históricamente ha sido adoptado por algunos Cristianos, Judíos, Herméticos y paganos y junto con la Semilla de la Vida, forma parte de la geometría sagrada ya que es de algún modo, un paralelo al ciclo de un árbol frutal. Esta relación es explícita una vez las dos formas son superpuestas sobre las demás.

El Árbol de la Vida es ampliamente reconocido como un concepto dentro de la cábala (Kabbalah), que lo utiliza para comprender la naturaleza de Dios, acompañada por la explicación de la manera en que él creó el mundo a partir de la nada.

Los cabalistas desarrollaron éste concepto dentro de un modelo completo de la realidad, al usar el árbol para representar un ‘mapa de la creación’ o su cosmovisión. Algunos consideran que el Árbol de la Vida de la Cábala, corresponde a la descripción mencionada en el Génesis 2:9.

Vale aclarar que el árbol de la vida tiene doce puntos y no diez, siempre ya que siempre hay dos puntos más ocultos o visualmente sobrepuestos.

Es considerado por algunos estudiosos, como un símbolo mágico de la geometría sagrada, ya que contiene antiguos valores religiosos que por siglos han representado las formas fundamentales asignadas al espacio y al tiempo.

En este sentido es una expresión visual de la conexión de los tejidos de la vida a través de todos los seres, y se cree que contiene un tipo de registro akásico de la información básica que comporta a todos los seres vivos.

Se afirma entonces que todas las figuras han sido derivadas de la Flor de la Vida y que ellas representan las más eximias y específicas creencias espirituales de la humanidad.

La Flor de la Vida guarda un secreto latente mediante el cual, cada observador puede llegar a la vertiente de la matriz causal, la cual crea, expande y desarrolla absolutamente todas las manifestaciones de vida dentro del infinito universal. Todo es, existe y nace a partir de esta vertiente.

Cada célula contiene tal información de la perfecta memoria universal de armonía y plenitud, capaz de revertir y transmutar todo proceso de deterioro o desbalance vibración de manera.


Igual, ciertas culturas la han considerado como la representación de la fuente de todo lo que existe, ya que guarda un íntimo secreto mediante el cual, el observador puede llegar a descubrir el patrón más importante y sagrado del universo, por permitir dar acceso a todo lo existente en el cosmos.

En el sistema básico de diseño, le es posible contener cualquier estructura de forma molecular o inclusive, cualquier estructura unicelular viviente. En resumen participa de la vida de cualquier material o criatura existente. Por tanto, una vez definida la escala correcta con la matriz de la visión, se asentarán los centros y se derivarán las formas a sus extremidades.

Su estructura resulta ser muy coherente, pues a menudo integra patrones conocidos, tales como: la denominada ‘Matriz de sesenta y cuatro tetraedros’, lo cual gráficamente se muestra como una rejilla que a su vez contiene un Cubo-octaedro (en verde) figuras que al solaparse, revelan una estrecha relación, por ser el símbolo ancestral que se muestra en 2D, aun cuando representa, una estructura geométrica en 3D, que igual, forma un perfecto equilibrio entre sus vectores en el espacio.

Vale aclarar que cualquier representación plana de la Flor de la Vida, no corresponde a una real versión de la estructura tridimensional, pues al colocar esferas alrededor de cada uno de los tetraedros de la matriz conformada de sesenta y cuatro tetraedros, el resultado final apreciable es la Flor de la Vida en 3D.

El científico Nassim Haramein, ha trabajado con Geometría Sagrada y por supuesto con la Flor de la Vida durante tres décadas y ha mostrado el modo como éste patrón es de vital importancia para intentar comprender la estructura del vacío cósmico e incluso, para dilucidar el fenómeno de la gravedad y hasta su directa relación con la masa.

La Flor de la Vida y la Geometría Sagrada se han encontrado siempre en todo el Universo, y ahora la física moderna, se acerca al conocimiento cultivado por culturas ancestrales que dejaron codificadas sus enseñanzas en símbolos, manuscritos y monumentos para ser develados en la posteridad.

Un artículo de Nassim Haramein, titulado: "Gravedad Cuántica y la Masa Holográfica", describe la fuerza de la gravedad de modo discreto y cuantizado, al utilizar para su medición la distancia de un Plank, esto es, la vibración más corta del espectro electromagnético que hoy es posible medir, puesto que su nano-dimensión responde al tamaño de un fotón de luz.

Otra manera de comprender dicha medida por medio de la geometría del espacio, es la que utiliza el indicativo del "tamaño del mínimo pixel" o el más minúsculo corpúsculo conocido del que está compuesto el universo es decir, utiliza la distancia de un Plank, el cual, según la física cuántica, mide 1.616 x 10 a la potencia de -33 centímetros, cuya representación matemática es así: 0,000000000000000000000000000000001616 cm.

La distancia del Plank es tan diminuta, que si se lograra que cada mini unidad de Plank se convirtiera al equivalente en tamaño a la de un grano de arena, entonces, un simple protón que tiene 10 a la potencia de 40 unidades de Plank en relación a su superficie sería mostrado como: 10000000000000000000000000000000000000000, lo que significa que al ser ampliado, su tamaño llegaría a abarcar desde la superficie del planeta tierra hasta llegar a la estrella Alpha Centauri, localizada a 4.37 años luz de distancia.

La clave a la hora de organizar estas súper-mini oscilaciones del vacío cósmico, no es convertirlas en mini cubos, como pretenden hacerlo ciertos científicos usuarios de la teoría estándar, sino convertirlas en mini esferas, tal como lo hace el Universo en todas sus escalas. Empero, si se pusieran estas esferas una al lado de la otra, entonces dejarían una serie de espacios o agujeros entre sí.

Por tanto, para que se pueda generar una topología correcta del espacio-terreno, habría que rellenar completa y perfectamente el espacio. La única geometría que puede lograr esto y que causa una interacción de ondas que genera un entramado con una forma recurrente de pétalos o de pequeñas vescica piscis, que se forman para completar los espacios, allí donde los círculos no se solapan, cuyo patrón de diseño así montado, genera una Flor de la Vida en tres dimensiones de tipo esférica y perfecta.

Como se indicó, curiosamente el patrón de la Flor de la Vida ha sido codificado desde hace miles de años, como símbolo en múltiples civilizaciones ancestrales y su imagen se ha encontrado en las más diversas partes del planeta.

Otro es el caso del ‘cristal tetraedro de sesenta y cuatro caras’. Igual, se puede echar un vistazo a un sinnúmero de ejemplos para ver lo fehaciente de esta afirmación. En primer lugar, otra vez Haramein muestra las sesenta y cuatro esferas presentes en la matriz, donde la disposición de dichas esferas es de una belleza exquisita y demostrada, aun cuando en la imagen plana sólo se cubren parcialmente, más con la debida atención es posible imaginar su volumen.

Es así como la imagen de La Flor de la Vida puede encontrarse en todas las religiones principales del mundo. Contiene los patrones de la creación tal como se infiere salieron del "Gran Vacío Cósmico". Todo ello está hecho a partir del Pensamiento Creador, pues en esencia contiene una serie de símbolos secretos a través de los cuales se puede descubrir el patrón más importante y sagrado del funcionamiento del universo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: Flor de la vida. árbol de la vida, cubo de Metatrón, geometría sagrada, hologramas, fractales, Yantras, mandalas, laberinto, espiral, Mer-ka-bah, sólidos, perfiles, figuras, poliedros regulares, sistemas, ordenamiento, energía, vibración, entidad, existencia.